Ropa pintada

Llevo una hora aquí sentado en la acera de enfrente de ese edificio azul con gris; ella no ha tendido su ropa hoy.

Quizá me tiren de loco, pero creo que me he enamorado de una mujer, por la forma en que cuelga su ropa desde aquel balcón en el tercer piso.

Dos semanas de ver infinidad de balcones por una hora entera, todos exhibiendo sus ropas colgadas, me hace pensar cómo es que cada uno de esos espacios puede reflejar la personalidad del dueño.

Es como si la que estuviera colgada fuera ella y su vida diaria.  La vida de uno en una soga, ¡Ja! ¿Cuántas veces se han sentido así?

Como si las sogas fueran las calles y las ropas, las personas. Mira, la del piso 6 va de fiesta. Y al parecer a un lugar muy caro: ese vestido no se lo pone uno nomás por nomás.

El señor del 4 se queda en casa a ver el fútbol.

Ella, mi niña, pinta. Va en busca de un ángel azul mientras le pone color a su lienzo, dándole forma a su imagen mental de ese momento, con su material favorito: El óleo. Es una persona ordenada a su manera que si uno ve por primera vez su balcón, pensaría que es un desorden de mujer; pero en dos semanas le he encontrado mucho orden. Extraño, pero orden después de todo.

Una persona de complexión no muy ancha ni alta a la vista de su talla de ropa; simple, comunicativa y artista. Cómo si colgara su ropa a pinceladas.

¿Cómo? No, no la he visto de cercas en persona, ni he entablado conversación con ella. De hecho, hoy no espero a que cuelgue su ropa. Llegué muy temprano para nuestro primer encuentro.

||||| 1 I Like It! |||||
  • Irving Banda

    Ese siempre ha sido una de mis historias favoritas <3

    • Ian

      Se merecía estar aquí, no? 🙂