Todos somos escritores y el recuento del (d)año

Lo que vengo a contarles hoy o es ficción, aunque lo parezca. Espero que no les moleste un cachito de vida poco personal el cual estoy seguro que logrará empatizar con más de alguno.

Hay un par de genteses (sí, genteses) por ahí que dicen que cuando estás creando algo y sientes que no vale la pena, que en cualquier momento van a venir a tocarte la puerta y decirte que tienes que ser responsable y conseguirte un trabajo de verdad es muy probable que sea La Policía del Fraude.

Sobre dicha policía también se de dice que hay un par de maneras de hacerle ver que no tiene la razón: si te hace feliz lo que haces y no te causa ningún problema aunque a nadie le guste, si haces feliz a alguien más aunque tú sientas que no eres suficiente.

Si no te llena, te causa problemas y no le aporta nada a nadie quizá (y sólo quizá) La Policía del Fraude tenga un poquitito de razón.

Hace un par de meses, cuando estaba en una situación un tanto difícil por varios factores que son parte del plot de otro drama que no viene al caso ahorita, alguien me sugirió que le pidiera ayuda a familiares que aunque no tenemos mucho contacto quizá podrían ayudar.

Y, pues, ¿uno no tiene nada que perder, no?

Un par contestaron, ayudaron, amigos me echaron la mano, los patrones por los que en parte mucho de lo que sucedió este año pudo ser posible y esto sigue en pie me echaron porras y una persona en especial me contestó justo lo que esperaba que haría. Como no son mi psicólogo y no tengo por qué aburrirlos con toda la tragedia familiar de toda una vida se los dejaré en que me dijo “ponle orden a tu vida, trabaja y no seas terco, deja de escribir y dibujar para que tengas éxito”.

Y bueno no todas las personas tienen la misma idea de éxito que uno tiene, para mi que alguien se acerque a decirme “gracias por escribir un mundo tan bonito” y se queje de por qué no hay más, eso es éxito. Que haya el suficiente interés de la gente para juntar fondos para el tiraje de una novela y que dicho tiraje ya esté casi agotado y muy bien recibido (a lo cual estaré eternamente agradecido), eso también es éxito. Que la gente te apoye con gusto con el peso que les sobre para que puedas seguir contándoles historias. Que si pueden darse una vuelta -inserte aquí comercial- únanse, verán se pone padre por allá y les regalo más cositas aparte de las que pongo aquí, a veces los poquitos son mucho y se agradece un chingo que crean en uno.

Pensé mucho en qué decirle, no me quise hacer llamar escritor (de oficio, pues) porque llegué a la conclusión de que hay una diferencia entre un escritor y un cuenta historias.

Un escritor escribe por poner en papel lo que sea. Escribe y muchas veces de sus ojos no pasa. Escribe para sacarlo de su cabeza. Escribe para reportar lo que sea que suceda en su oficio, para contarle a su pareja su vida diaria, para saber qué de es sus amigos que uno no tiene cerca.

Todos somos escritores.

A mi, como a muchos otros también, me gusta ser leído y hacer que el que lea sienta, se enamore, se enoje, se confunda y trate de entender por qué tal o cual persona que vivió en mi cabeza por mucho tiempo hizo lo que hizo cuando decidió cae al papel y las palabras.

Me falta mucho por aprender y recorrer y contar porque el camino nunca se acaba, pero también estoy orgulloso de donde estoy y de la familia de ojos que me leen.

Así que con todo gusto le contesté que éste es mi trabajo, me hace muy feliz hacerlo, sentirme leído, querido y/o que al menos a unos cuantos les puedo alegrar el día con lo que aquí se cuenta.

Sé que me va a ir bien porque tengo las ganas y estoy lo suficientemente loco como para creer que puedo lograrlo.

Así que después de todo, fue un gran año. Si los que vienen son al menos parecidos a éste será una gran vida.

Muchas gracias a ustedes por este año y espero que al darle la vuelta al que viene nos volvamos a encontrar en éste día.

Felices fiestas (pásenla bien ya sea que festejen o no, crean o no, ése es el chiste).

||||| 9 I Like It! |||||
  • Celestabellebethabelle

    :´)